Chapel

Capilla de Adoración Perpetua de La Encarnación

El 24 de Diciembre de 2015, en Misa presidida por el Obispo Donald Hying (Obispo de la diócesis de Gary) tuvo lugar la dedicación y apertura de nuestra capilla de adoración perpetua. A partir de esa noche, hemos tenido la oportunidad de acudir a Cristo el Señor, presente vivo y real en la santa Eucaristía, en cualquier hora del día de modo ininterrumpido. Con la adoración perpetua tenemos la oportunidad de dar una respuesta constante en el tiempo a quien nos ama con amor eterno.

En tiempos en los que nuestras iglesias están cerradas, una capilla siempre abierta, para quien quiera llegar a cualquier hora del día o de la noche, es como los brazos siempre abiertos de Jesús, dispuesto a acoger a todo hombre.

Es también una respuesta al clamor de los Papas Juan Pablo II y también de Benedicto XVI: “¡Abridle las puertas a Cristo! ¡Abrídselas de par en par!”

Los motivos que hacen única a la Adoración Perpetua son; que el Señor sea adorado incesantemente y que la iglesia esté siempre abierta.

Bendito, alabado y adorado, sea Jesús en el santísimo sacramento del altar… ¡sea para siempre, bendito, alabado y adorado!

Video – Capilla de la Encarnación

Perpetual Adoration Chapel of The Incarnation

On December 24, 2015, at Mass presided over by Bishop Donald Hying (Bishop of the Diocese of Gary) the dedication and opening of our chapel of perpetual adoration took place. From that night, we have had the opportunity to come to Christ the Lord, present alive and real in the Holy Eucharist, at any time of day in an uninterrupted manner. With perpetual adoration we have the opportunity to give a constant response to He who love us with eternal love.

In times when our churches are closed, a chapel always open, for whoever wants to arrive at any time of day or night, is like the open arms of Jesus, ready to welcome every person.

It is also a response to the clamor of Popes John Paul II and also of Benedict XVI: “Open the doors to Christ! Open them wide!”

The reasons that make the Perpetual Adoration unique are; that the Lord be unceasingly worshiped and that the church be always open.

Blessed, praised and worshiped, let Jesus be in the most holy sacrament of the altar … be forever, blessed, praised and worshiped!